Con trabajo y locura

Deportes
TIPOGRAFIA

Jaguares, la franquicia argentina, logró un histórico triunfo en Wellington. Despertó a tiempo para cosechar una victoria épica.

Jaguares, la franquicia argentina, logró un histórico triunfo en Wellington. Despertó a tiempo para cosechar una victoria épica.




“Ganar no sería un batacazo” había deslizado el capitán de Jaguares, el rosarino Jerónimo de la Fuente en la previa del choque ante Hurricanes, mostrando una fe ciega en el equipo que comanda. Y esa confianza extrema en sus hombres se vio reflejada ayer, en el épico triunfo de la franquicia argentina, Los Jaguares, por 28-20 en el Westpac Stadium de Wellington.

Era un partido que en la previa se sabía era más que difícil. Porque el lugar era inexpugnable para cualquier visita, ya que el local no perdía en su cancha desde el 2015 y sumaba ahí 20 triunfos sobre equipos extranjeros. Si a esto se le suma que este año sólo fue derrotado por Crusaders, el líder de la conferencia neocelandesa, que Hurricanes es uno de los dos equipos con más victorias en este Súper Rugby 2019, y que además tiene varias figuras que son la base de los All Blacks, el triunfo de Jaguares cobra otra dimensión.


No arrancó bien. De hecho, Jaguares debieron soportar un try al minuto de juego. Después de varios errores en el tackle llegó la conquista de Vaea Fifita, que para fortuna de los argentinos no fue convertida por Jordie Barrett. En esos primeros minutos se vieron dos conjuntos absolutamente disímiles. Hurricanes a un ritmo arrollador, imponente en el físico y en sus intenciones ofensivas y un equipo argentino timorato, errático y hasta ausente. Entró dormido, pero despertó a tiempo. Con orden y paciencia logró un juego equilibrado y pasó al frente en el marcador tras un try penal que forzó Jordie Barrett en su intento por salvar el ingoal y luego pegaron con el empuje agrupado de sus delanteros para ponerse 14-5 (try de Creevy) al frente al promediar el primer tiempo.

Jordie Barrett recortó distancias con un penal, pero Jerónimo de la Fuente culminó una gran acción colectiva que inició Cubelli tras tomar una pelota pésimamente lanzada por Hurricanes en un line en defensa y el centro estableció el 21-8 con el que bajó el telón del parcial. Sorprendido por la muestra de carácter de su adversario, los de Wellington salieron decididos a revertir la tendencia inicial y recortaron distancias. Sin embargo, el equipo argentino asimiló el impacto, llevó el juego lejos de la zona roja y liquidó el pleito con un try de Montoya. Así, los Jaguares se abrazaron a una histórica victoria en Wellington, pero por sobre todas las cosas demostraron que tienen argumentos sólidos para soñar en grande. Por recuperarse de un mal comienzo, por ser pragmáticos cuando el partido lo pedía, por apretar los dientes a lo largo de los ochenta minutos y por saber volar en los momentos claves. Definitivamente “no fue un batacazo”.

Bulls ganó y no se baja de la pelea

Bulls dio una clara muestra de carácter para no perder terreno en una atrapante conferencia sudafricana. Se impuso en Melbourne a Rebels 32-17 para dar otro paso rumbo a la clasificación a los playoffs. Los sudafricanos no se bajan de la pelea y con la victoria alcanzaron la misma línea que Jaguares para comandar en forma compartida la conferencia sudafricana. Tras una primera parte equilibrada, los de Pretoria encontraron los caminos en el complemento y se ilusionan. El partido fue dirigido por el argentino Federico Anselmi.

La fecha se completará hoy con los partidos que sostendrán Blues v. Chiefs, Reds v. Waratahs, Lions v. Highlanders y Stormers v. Crusaders.