Julio Enrique Ávila: Brilló en Unión y en el fútbol colombiano

Fútbol
TIPOGRAFIA

En más de siete décadas de militancia del Club Atlético Unión en los registros de la Asociación del Fútbol Argentino, el cordobés natural de Dean Funes, Julio Enrique Avila se erigió en un fantástico delantero central y en la mejor figura del profesionalismo en esa posición en los campeonatos de ascenso.

En más de siete décadas de militancia del Club Atlético Unión en los registros de la Asociación del Fútbol Argentino, el cordobés natural de Dean Funes, Julio Enrique Avila se erigió en un fantástico delantero central y en la mejor figura del profesionalismo en esa posición en los campeonatos de ascenso.

 

Durante poco más de tres años (1948-1949 y 1955) disputó 92 partidos, anotando 58 tantos, quedando en el corazón de los hinchas unionistas por su alta calidad técnica. Cuando se retiró de la práctica activa del fútbol, incursionó en la dirección técnica dirigiendo tanto a Unión como Colón y a conjuntos del interior.


El "Maestro" Avila vive actualmente con su hija en el barrio Candioti, desde hace tres décadas, donde en su domicilio se está reponiendo de una caída que le provocó una lesión en su cadera.


 

NOTABLES GOLEADORES
 

Para jerarquizar su categoría, debe citarse que desde 1940 vistieron la

malla rojiblanca en esa posición, futbolistas de varios estilos y de

diversa jerarquía como el temperamental Carlos Verga, el implacable

Ricardo Ballesteros, el “pescador” Juan Carlos Bruzzone,  el bonaerense

Fulvio Condoleo, el rosarino Raúl Micci, el impetuoso Juan Carlos Frutos,

el hábil cordobés Juan Carlos Sánchez, el mendocino Benito Valencia,

la calidad de Leopoldo Jacinto Luque, el oportunista Marcelo Ruffini, el

entrerriano José Luis Marzo, entre otros.

SENSACIONAL CONQUISTA
 

Cuando se produjo el éxodo de futbolistas argentinos en 1949 a

Colombia y Europa, Avila había sido suspendido por cinco años con

motivo de los serios incidentes frente a Quilmes (agresión al árbitro

Máximo Aguirre) y junto a Ubaldo Luengo, se fueron a Colombia entidad

rebelde, (no Afiliada a FIFA) y jugaron en el Deportivo Caldas –había salido


penúltimoen los dos certámenes anteriores- y en una sorprendente


actuación se coronaron campeones, siendo el primero del interior del país


cafetero; superando por dos unidades a Millonarios, con sus fulgurantes


estrellas.


La mejor actuación personal de Avila fue en el Deportivo Caldas en el torneo de 1950, convirtiendo 24 goles en 22 partidos, quedando en la historia del club como una verdadera estrella y recordado en forma permanente por el público.

El goleador de la competencia fue el paraguayo Casimiro Avalos con 27 conquistas, quien actuaba en el Deportivo Pereira. La campaña del campeón fue brillante, jugó 30 partidos, ganó 20, empató 5 y perdió 5 encuentros, con 91 tantos a su favor y 48 en contra, totalizando 45 unidades, cuando una victoria valía dos puntos.

HISTORIA EN ONCE CALDAS
 
Cuando en 1949 se produjo el segundo éxodo de futbolistas argentinos, la mayoría, tentado por el llamado ciclo de El Dorado, la época de ensueño del nacimiento fútbol profesional colombiano. Se incorporaron 109 extranjeros, de los cuales 59 eran oriundos de nuestro país: 12 en Independiente Santa Fe, 10 en Universidad y 7 en Millonarios, de Bogotá; 8 en Deportivo Caldas y 3 en Once Deportivo de esa ciudad, de Manizales; 5 en América y 2 en Boca Juniors de Cali; 5 en Bucamaranga, de Santander; cuatro en Deportivo Medellín y uno en Deportivo Pereyra.
 
En la temporada siguiente, con la conducción técnica del argentino Alfredo “Viejo” Cuezo, Once Caldas obtuvo su primera estrella, en una época donde el balompié cafetero estaba plagado de notables figuras del mundo, con importantes contrataciones, un nivel de lujo y al margen de los registros de la FIFA.
 
Resultó una campaña inolvidable, obteniendo el título con futbolistas de segunda división de la Argentina, frente a poderosas instituciones que tenían en sus filas nada menos que a los internacionales de nuestro país como Alfredo Di Stéfano, Adolfo Pedernera, Julio Cozzi, René Pontoni, Antonio Sastre, Angel Perucca, Néstor Rossi, Antonio “Maestrico” Báez, Reynaldo Mourín, Hugo Reyes; el brasileño Heleno de Freitas (Boca Juniors); el talentoso Valeriano López, Ismael Soria y Alfredo Mosquera (Perú); Solano Patiño o Alejandrino Genes.  
 

La conducción técnica estaba a cargo del argentino Alfredo “Viejo” Cuezo, donde el torneo de El Dorado, en la llamada época de ensueño del naciente fútbol profesional colombiano, resultó imborrable para los simpatizantes locales que llenaban el estadio “Fernando Londoño”, el refuncionalizado “Palo Grande”, donde “Stuka” Avila cumplió sensacionales actuaciones y llenando de gloria al publico manizaleño.

La formación titular era ésta: el lituano Víctor “Vitatutas” Kriscuonas (Quilmes); Alberto Kérsull y Ubaldo Luengo (Unión); Mario Garrido (Unión Española de Chile), Enrique Navarro y Evar Martín Cativiela; Carlos Arango, Segundo Tessori, Julio “Stuka” Avila (Unión), Rubén Padín y Jacinto "Dienteleche” Villalba (Perú). Como alternantes o suplentes: Carlos Pulgarín, Humberto “Pulga” González, Héctor “Torito” Hoyos, Norberto Gómez, Francisco Perdomo (Uruguay) y Roberto Martino (Argentino de Rosario).
 

CRISIS ECONOMICA

Un año después el sentimiento que acompañaba al pueblo caldense era de tristeza pues el Deportes Caldas se disolvió al no poder mantenerse económicamente. Esto se unía a la anterior pérdida del Once Deportivo, por lo que el departamento se quedaba sin fútbol profesional.

EN EL “BALLET AZUL”
 
Debido a la desaparición del Deportivo Caldas, Avila fue tentado y se incorporó en 1952 a Millonarios, que se convirtió en el mejor equipo del mundo, derrotando a los más poderosos conjuntos de Europa y de Sudamérica.

Los azules o Los Embajadores fueron campeones en 1952, 1953 y 1954, mostrando un notable poderío futbolístico, provocando que Barcelona F.C. y Real Madrid se disputasen el pase de Alfredo Di Stéfano, finalmente lo acordó River Plate con la institución de la capital española.  

Los argentinos Julio Cozzi, Néstor Raúl Rossi, Adolfo Benegas y

ESTELAR ACTUACION
 

En el Campeonato Profesional de Colombia de 1954, en el clásico N° 14, el 29 de agosto, Millonarios le ganó a Santa Fe –en el clásico cafetero-6 a 0, por segunda vez, los tantos del equipo Embajador fueron anotados en tres oportunidades por Julio “Stuka” Avila, la gran figura del partido; las otras conquistas: Ruben Deibe, Liborio Guzmán y Oscar Contreras

REGRESO A UNION

Cuando se normalizó la situación institucional del fútbol de Colombia y cumplida la sanción disciplinaria de la AFA, volvió a Unión logrando el subcampeonato en 1955, integrando un equipo inolvidable para los simpatizantes rojiblancos.

En aquel entonces Unión realizó una notable campaña, aunque en la etapa final disminuyó su rendimiento, posibilitando que el campeón fuese Argentinos Juniors. El conjunto santafesina de magnífica labor en la competencia de Primera “B” alistaba a Néstor Leandro Nanzer; Julio Di Santo y José Carmelo Prestifilippo (capitán); Ricardo Karaba, Ricardo Blas Bosich y Miguel Angel Mieres; Osvaldo Marzábal, Luis Reyes Díaz (Teodoro Maidana), Julio Enrique Avila, Hugo Fermín Rivero y Omar Ludueña.


 

HILARIO JUAN SAPINO. LO

DESCUBRIO EN DEAN FUNES
 

El "Maestro" Julio Enrique Avila, fue descubierto por un verdadero personaje del siglo XX del departamento Castellanos, Hilario Juan Sapino, nacido el 29 de diciembre de 1918 en Humberto Primo, quien luego de cumplir el servicio militar en la Armada, se radica en Lehmann, convirtiéndose en exitoso empresario lácteo (fabricante de quesos).

Luego se erigió en dirigente del Club Moreno de Lehmann, llegando a ser presidente comunal por el PDP en 1958; cuando el 23 de febrero fue electo presidente de la nación, el desarrollista Arturo Frondizi. Tras el golpe militar en 1962 donde fue destituido el ex futbolista de Almagro, las autoridades de facto lo confirmaron a Sapino como interventor del ejecutivo local y luego con el retorno democrático fue ratificado en el cargo por la ciudadanía de esa localidad durante  cuatro periodos.

SUS COMIENZOS
Allara, un vecino de Lehmann, lo vio jugar en los potreros y en un club de Dean Funes (Córdoba) cuando tenía 18 años y le dijo a don Hilario de las condiciones del joven delantero cordobés. En 2010 en una nota periodística para La Opinión de Rafaela, Avila le reveló al destacado periodista Víctor Hugo Fux que "en esa época, a fines de los '40 era una aventura para un jovencito alejarse de la familia". Mi mamá no estaba demasiado convencida, pero además de jugar al fútbol con buen sueldo iba a tener otra posibilidad laboral estable, por eso terminó aceptando".

En un equipo histórico, Lehmann por primera vez se adjudicó el título de la categoría superior de la Liga Rafaelina de Fútbol, siendo Avila figura descollante del campeón..

ULLA LO LLEVO A UNION
Avila cumplió el servicio militar obligatorio en Diamante (Entre Ríos), donde mostraba sus excelentes condiciones y el jefe de esa unidad castrense le informó al escribano Alejandro Ulla, un ex-futbolista, presidente y notable dirigente tatengue de sus excepcionales aptitudes y lo convenció para actuar en Unión, llegando al equipo superior en 1949 donde tuvo una destacada labor en segunda división (hoy Primera "B" Nacional), en una recordada delantera conformada por Oscar “Guayaquil” Genín, Julio Enrique Avila, el rosarino Raúl Micci, José Vicente Greco y Virgilio “Flaco” Acosta.               

GRAVE SANCION
Reconoció que su campaña en Unión se frustró por los graves incidentes de 1949 en el partido frente al puntero Quilmes (2-3), partido áspero, fuerte y  tuvo intercambio de palabras con Pedro Dellacha, quien luego fue capitán de Racing y triunfó en la selección argentina, en final escandaloso, donde el público ingresó a la cancha y fue agredido el árbitro Máximo Aguirre”.

El fantástico futbolista explicó que “recibimos una dura sanción Luengo y yo: cinco años (nos fuimos a Colombia) y 20 partidos Juan Rómulo Mieres, Genín y el bahiense José Vicente Greco, 20 fechas; además del gerente, Machado y el aguatero Ibáñez, por parte del Tribunal de Penas de la AFA, por una agresión que personalmente no cometí"

EXODO DE FUTBOLISTAS

Entonces, cuando se produjo el éxodo por la primera huelga de Futbolistas Argentinos Agremiados al gobierno peronista, reclamando reivindicación social y salarial, encabezada por Adolfo Pedernera y Alfredo Di Stéfano, el destino de Avila fue Colombia, donde triunfó durante cinco temporadas, regresando a Unión en 1955 alcanzando el subcampeonato con la mejor delantera que tuvo el elenco rojiblanco en esa división: Osvaldo Marzábal, Luis Reyes Díaz, Julio Avila, Hugo Fermín Rivero y Omar Ludueña.

Por Tomás Rodriguez

Ultimas Noticias

Fútbol 21 Noviembre

Con dos ráfagas de Icardi y Dybala, la Argentina de Scaloni venció a México en l…

En el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, la Selección volvió a imponer su jerarquía frente a un conjunto ...

Destacados 20 Noviembre

Aerolíneas Argentinas suspendió a 370 empleados por la medida de fuerza que para…

La asamblea duró en total 11 horas y afectó a más de 30 mil personas

Policiales 20 Noviembre

Los Lanatta y Schillaci recibieron entre 8 y 10 años de cárcel por ataques a gen…

Fue por el ataque a balazos a principio de 2016, luego de que se hayan fugado del penal de General Alvear, don...

Destacados 20 Noviembre

La UCR apuntó contra el Gobierno por haber perdido un lugar en el Consejo de la …

Los radicales hablaron de "impericia en las filas del propio oficialismo" por la baja que sufrieron en el órga...

Provincia 20 Noviembre

La única manera de conseguir fondos

El gobierno le solicitará a la Legislatura que contemple una toma de deuda por 100 millones de euros y otra po...

Etiquetas Populares

Compartir